Conejo mariposa

El conejo mariposa es uno de los conejos más bonitos que existen. Su cuerpo manchado y su carácter dulce y amable hacen de él un animal al que enseguida le coges muchísimo cariño. Además, no es muy difícil de cuidar, ya que de hecho solo necesita lo mismo que los de su especie: ser cuidado como se merece.

Así que andas buscando un animal de compañía con un pelaje precioso y una personalidad que te encantará, a continuación te vamos a hablar sobre el conejo mariposa.

Origen e historia

Imagen – purelops.co.uk

El conejo mariposa, conocido también como conejo inglés manchado (o English Spot) es un animal que se originó hacia el 1950, cuando se cruzaron conejos manchados de origen francés y alemán. A partir de entonces, la raza tal y como la conocemos hoy empezó a nacer, y más adelante se exportó a los Estados Unidos, aunque los que han ido naciendo ahí tienen sutiles diferencias con los ingleses originales.

Es una de las razas más antiguas, pero también unas de las más populares por su fácil cuidado y mantenimiento.

Características físicas del conejo mariposa

Nuestro protagonista es un peludito más bien pequeño, con un peso que ronda los 2-3kg siendo los machos algo más grandes que las hembras. Su cuerpo está protegido por un pelo corto blanco con manchas que pueden ser distintos colores: azul, chocolate, gris, negro, tortuga y lila.

Las orejas son manchadas, al igual que alrededor de los ojos y la nariz. También tienen una línea que les recorre la espalda hasta la cola. Su esperanza de vida ronda los 12 años.

Comportamiento

Es una de las razas de conejo más activa, necesitando pasar hasta 2 horas de ejercicio al día. Concretamente, disfruta correr por la mañana y al anochecer, pues durante las horas de luz prefiere dormir. Por lo demás, es muy cariñoso y sociable, pudiéndose llevar muy bien con otras razas de conejos e incluso con los niños, siempre y cuando estos tengan cuidado con él.

¿Cuáles son sus cuidados?

Jaula

En lo primero en lo que solemos pensar cuando vamos a adquirir un conejo es en comprar una jaula, pero debemos de tener muy en cuenta que esta no debe ser su casa permanente, y menos sabiendo que es un conejo activo. A nadie le gusta vivir entre barrotes. Tan solo debe permanecer en ella para dormir, o si queremos solo para comer y poco más.

Si hablamos del tamaño, lo ideal es que sea grande para que pueda moverse y estirar las patas. Le echaremos un lecho específico para estos animales de alta calidad, y se la limpiaremos a fondo una vez por semana.

Pero, insisto, si hace vida por casa mucho mejor, ya que así será más feliz. Y si tenemos un jardín -sin perros ni gatos- le podremos hacer un recinto espacioso para que pueda disfrutar de estar en el aire libre. Eso sí, si lo hacemos no debemos dejarlo solo, para evitar sustos y problemas.

Alimentación

Como todos los animales de esta especie, debe de comer heno que mezclaremos con verduras frescas y con pienso de alta calidad. A modo de premio, y para que tenga una dieta más variada y sana, le podremos dar fruta fresca entre una y dos veces a la semana.

Pelaje

Como tiene el pelo corto, será suficiente con peinarlo una vez al día -por ejemplo con un peine de esos de plástico que usan las personas que tienen el pelo muy corto, o para peinar a los bebés-. Durante el verano lo haremos dos veces al día para ayudarle a eliminar mejor el pelo muerto, lo cual le permitirá sentirse algo más fresco.

No es necesario bañarlo, puesto que dedica mucho tiempo a asearse. Ahora bien, si vemos que se ensucia mucho podremos pasarle un trapo húmedo -de agua- y luego secarlo bien con una toalla.

Uñas y dientes

Tanto las uñas como los dientes le crecen durante toda la vida, algo que no supondría ningún problema si estuviera viviendo en libertad, pero que al convivir con los humanos se debe de controlar. ¿Cómo se hace eso? Muy fácil: lo llevaremos al veterinario para que nos enseñe a cortarle las uñas -al menos la primera vez nos será muy útil-, y le daremos madera para roer desde el primer día que llega a casa.

Salud

Por lo general, su salud es muy buena. Pero no debemos de bajar la guardia en ningún momento: si pierde el apetito, si se acicala demasiado hasta el punto de que se hace heridas, si se arranca el pelo,… o en definitiva, si muestra cualquier síntoma que nos preocupe, debemos de llevarlo al veterinario lo antes posible. Si no lo hiciéramos, es decir, si lo dejáramos pasar, podríamos poner su vida en peligro.

Y con esto terminamos la ficha del conejo mariposa. ¿Qué te ha parecido?


Categorías

Razas de conejos

Me encantan los animales peludos que tienen una dulce mirada. Los conejos no son una excepción. Ellos pueden ser unos increíbles compañeros tal y como podrás ir descubriendo en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.