¿Qué es una liebre y cómo se cuida?

Las liebres son muy parecidas a los conejos, pero más grandes

Las liebres son animales muy parecidos a los consejos; de hecho, son tan similares que forman parte de la misma familia. Sin embargo, tienen características que las hacen únicas. Y aunque no se suelen tener como peludos de compañía, eso no significa que no puedan vivir en cautividad 🙂 .

Aún así, no nos vamos a adelantar e iremos por partes. Si deseas conocer más a la liebre, no te pierdas este artículo.

Origen y características

Las liebres son unos de los herbívoros más rápidos

La liebre es un animal que podemos encontrarlo en África, Eurasia, Norteamérica y en el archipiélago japonés. Hay un total de 32 especies, como la Lepus americanus (liebre americana), Lepus tibetanus (liebre del desierto), o la Lepus microtis (liebre de sabana africana). A pesar de su pequeño tamaño, es muy rápida; de hecho, hay alguna, como la liebre europea (Lepus europaeus) que alcanza los 56 kilómetros por hora; y la americana llega hasta los 64km/h. Además, puede saltar hasta 3 metros a la vez.

Por lo general, es solitaria, tímida, pero en primavera su comportamiento cambia radicalmente. En esta época podemos ver a las liebres persiguiéndose unas a otras, incluso haciendo ”boxeo”. Durante mucho tiempo se creyó que estas peleas se daba solo entre machos para que, quien ganara, se quedara con las hembras, pero ahora se sabe que las hembras golpean a los machos para prevenir la cúpula.

El peso es de 1,5 a 7kg, dependiendo de la especie. Por ejemplo, la Lepus articus pesa entre 2,5 y 7kg, la Lepus saxatilis entre 1,5 y 4,5kg, y la Lepus europaeus 3,8kg. Sus orejas son muy largas y su cuerpo está protegido por una capa de pelo habitualmente de distintos tonos marrones, pero también puede ser de color blanco. En todos los casos tendrá manchitas negras. Su esperanza de vida en libertad es de 7 a 9 años, y en cautiverio hasta 12.

¿En qué se diferencia del conejo?

La liebre que vemos por el campo se puede confundir muy fácilmente con un conejo; sin embargo, tenemos que saber que tiene hábitos de vida un tanto distintos. Por ejemplo, las crías nacen en una depresión poco profunda y no en una madriguera como los conejos.

Además, son precociales, es decir, que tras el parto o muy poco tiempo después ya son capaces de ver, oír, ponerse en pie y moverse como los adultos. Los conejos bebés en cambio nacen ciegos y sin pelo, por lo que dependen mucho de la madre para sobrevivir.

¿Cómo se cuida?

Lo ideal es que esté siempre en su hábitat natural. No deja de ser un animal salvaje al que todavía no se ha domesticado. Ahora bien, si nos encontramos un nido de lebratos que ha sido abandonado por algún motivo (han cazado a la madre, o el nido lo han destrozado) entonces sí que podremos llevárnoslos con nosotros, pero no a cualquier sitio.

Para que estos pequeños estén bien deben de estar en un recinto en el jardín que sea muy amplio (todo lo que se pueda), con matojos, y que esté cerrado por arriba, pues de lo contrario saldrán en cuanto aprendan a saltar. Asimismo, tienen que tener un refugio que les sirva de protección contra el viento y el sol, y por supuesto agua y comida. Como se alimentan de lo mismo que los conejos podremos darles el mismo tipo de pienso más alguna fruta entre dos y tres veces por semana.

En el caso de que sean gazapos muy bebés, los alimentaremos cada 3-4 horas con leche para gatitos recién nacidos mezclada con un poco de nata. Es muy importante que no les demos más de lo que nos pidan, puesto que de lo contrario podríamos causarles problemas, como dolor de estómago o diarrea. Además, tendremos que mantenerlos protegidos de las bajas temperaturas para evitar que cojan una hipotermia puesto que aunque tengan pelaje, si están muy expuestos una helada podría resultar fatal.

Las liebres son unos de los herbívoros más rápidos

Como hemos visto, la liebre es un animal herbívoro que no es muy difícil de cuidar. Esperamos que a partir de ahora te sea más sencillo, no solo mantenerla sana, sino también identificarla.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.