Cuidados, razas y cría de conejos. Una mascota ideal

Somos una web especializada en las razas y los cuidados que necesitan conejos, unos animales que cada vez más forman parte de las familias. Te damos a conocer todo sobre estos peludos, contándote aquello que realmente necesitan, las características propias de cada raza, y mucho más.

Últimos artículos del blog

Si quieres estar al día, estos son los últimos posts que hemos publicado. Anímate a leerlos: ¡aprenderás más de los conejos, así como a conseguir que el tuyo sea feliz!

Razas de conejos

Los conejos son unos animales que empezaron su evolución en el Eoceno, hace unos 56 millones de años. Se han descubierto muy pocos huesos, y la mayoría han sido en lo que hoy es España, por lo que se cree que es muy probable que provengan de dicho lugar.

Desde que aparecimos nosotros, los seres humanos modernos, y comenzamos a establecernos en viviendas, hemos tenido una estrecha relación con estos peludos, tanto es así, que actualmente podemos disfrutar de la belleza y compañía de razas como el Angora, el Holandés enano, o el Mini Lop.

Cuidados de los conejos

Es indiscutible que los conejos han conquistado los corazones de millones de personas, y que es más que probable que lo sigan haciendo por mucho, mucho tiempo más. Ya han dejado de ser simplemente animales: ahora son parte de la familia, y se busca darles los mejores cuidados.

Por todo ello, es importante conocer, no solo sus características físicas, sino también sus necesidades como especie y como individuos: por ejemplo, qué accesorios hay que comprarles, cuáles son las enfermedades que pueden afectarles, o si han de bañarse.

Recursos para amantes de los conejos

¿Sabes dónde viven los conejos en estado silvestre? ¿Te gustaría ver fotos de estos peludos? Y, ¿qué me dices de conocer al conejo kawaii, ese personaje producto del culto a la belleza de Japón? Todo esto y más podrás hacerlo en nuestro blog.

Porque, claro, cuando un animal pasa a vivir con los humanos, lo normal es que también se le incluya en su cultura. Para conocer la historia de los conejos al completo, debemos de acercarnos, aunque sea un poco, también a la nuestra.

Qué necesitan los conejos

Uno de los errores que se suelen cometer con mucha frecuencia es el de pensar que estos animales deben de vivir en jaulas. Este error, si bien tiene su lógica si pensamos en que hasta no hace mucho se tenían precisamente ahí pues al ser siempre su destino otro, no se pensaba en ellos como conejos de compañía, acaba con estos animales.

Hay que tener presente que, en estado salvaje, recorren cientos de metros cada día. De ahí que resulte de gran importancia el dejar que hagan más vida fuera de la jaula que dentro de ella. Pero esto no es todo.

De nada le servirá a nuestro amigo hacer ejercicio si no nos preocupamos de otros temas que son igual de necesarios.

Alimentación completa y variada

Los conejos son herbívoros, y aunque lo parecen, en realidad no son roedores sino lagomorfos. Esto significa que tienen seis incisivos, cuatro en la mandíbula superior y dos en la inferior, y todo el cuerpo cubierto de pelo; por el contrario, los roedores solo tienen cuatro incisivos, dos arriba y otros dos abajo, y su cola está exenta de pelo.

La alimentación por tanto no es la misma a la que se le daría a un hámster por ejemplo. Ellos comen sobretodo heno, pero también verduras y frutas frescas, siendo también posible darles piensos específicos para conejos.

Y aunque es de sentido común, es de vital importancia procurar que tengan siempre agua limpia y fresca a diario, pero muy especialmente en verano.

Compañía

Si estuvieran en sus hábitats, vivirían en madrigueras, junto con varios miembros familiares. Pero cuando viven con los humanos, solo viven con ellos normalmente, pues es bastante raro que se adquieran o se adopten a dos o más.

Por lo que recae en sus humanos la ”tarea” (que debería ser más un placer, y no una obligación) de pasar tiempo con ellos. De jugar, de hacerles practicar un poco de ejercicio escondiendo trocitos de verduras o frutas por la casa que deben de ir luego a buscarlos, y de sostenerlos en brazos con cuidado y darles mimos de vez en cuando.

Seguridad

Al ser animales relativamente pequeños y los humanos bastante grandes en comparación que utilizamos muchas cosas en nuestro día a día, los accidentes pueden ocurrir. Por supuesto, hay que procurar que no pasen, pero no es algo que se pueda prevenir al 100%. Teniendo esto presente, se debe de mantener alejados los cables, las bolitas, los objetos punzantes, y todo aquello que pueda perjudicarles.

En el caso de que tengas que salir y no haya nadie en casa que pueda vigilarles, no dudes en meterlos en jaulas para conejos. Si estas se usan de forma puntual, o como refugio, los peludos no las verán con malos ojos, ya que sabrán, a medida que pase el tiempo, que solo estarán ahí un ratito. Así, se conseguirá que se sientan tranquilos cuando estén en ellas.

Pero eso sí, si quieres llevarlos al jardín, adquiere un accesorio más grande, o un recinto para mascotas. No hay que olvidar que podrían ser presas fáciles para otros animales más grandes.

¿Cómo elegir un conejo?

Son muchas las razas de conejos que puedes encontrar en las tiendas de animales, así como en las protectoras y refugios. Son todas tan bonitas, que a veces es difícil decantarse por una, de hecho, es muy recomendable que, antes de ir, te informes sobre cuál es la que más te conviene.

Pero, independientemente de si te enamoras de un Teddy, un Perlado o un Inglés, entre otros, debes de asegurarte de que esté sano, bien alimentado y con ganas de jugar. De estos temas te hablamos en la sección de Cuidados. No te la pierdas.